Stat Crux, dum volvitur orbis

 

El 75% de los españoles se declaran católicos y queda reflejado en la Semana Santa, que llena de devoción y procesiones las calles de España. 1.200 millones de cristianos conmemoran en todo el mundo la liturgia de pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. El camino del Calvario y  la crucifixión vienen a recordar que, aparte de las procesiones y del descanso vacacional, es el momento más oportuno para reflexionar en torno al sacrificio de Jesús. Y reconocer, en el sufrimiento de la inmensa multitud de personas que en todo el mundo padecen hambre, persecución o están sumidas en la marginalidad, personas que han perdido su trabajo y hasta su casa y de quienes se han visto forzados a emigrar, o el padecimiento que supone la lucha contra enfermedades que no tienen remedio, como tampoco se remedia la soledad de los ancianos, que la muerte en la Cruz es un hecho que se reproduce cada día en todo el mundo. La Semana Santa puede aportar serenidad y ayudarnos a considerar que siempre se puede hacer algo contra el desconsuelo, desde las oraciones de los creyentes y desde la acción solidaria hacia los débiles. Un mensaje que debe ayudarnos a huir de la desesperación y a fortalecer la confianza es creer que, pese a todo, hay esperanza. Sigue leyendo