Mártir por la libertad

 

España rezaba por un milagro, pero los asesinos dejaron claro que no creen en Dios. La pesadilla llegaba el 10 de Julio de 1997 cuando Miguel Ángel Blanco, concejal del PP en Ermua, era secuestrado en la estación guipuzcoana de Éibar por la banda terrorista ETA. Tenía tan solo 29 años. Los terroristas, mediante una llamada al Diario Eguin, imponían al Gobierno de Aznar un ultimátum imposible de cumplir, el acercamiento de los presos terroristas al País Vasco en 48 horas. Aznar respondió que “el Gobierno no caerá nunca en algo que la sociedad española no le perdonaría que es aceptar ningún chantaje”. Mari Mar Blanco, la hermana de Miguel Ángel, dice algo muy importante “ETA quería negociar por mi hermano pero el PP hizo lo que tenía que hacer, estuvo firme: mantener la dignidad propia, de España y de la democracia”. Es muy importante entender que si negociamos con terroristas peligrará nuestra libertad y el Estado de Derecho se derrumbará.

Sigue leyendo