Cospedal, la campaña de la ilusión

Lo que empezó como la campaña de la ilusión en Castilla-La Mancha se ha transformado en un vuelco electoral favorable al Partido Popular tras 30 años de pésimo gobierno socialista en la región. El cambio tan deseado por los castellano-manchegos se ha producido y ha sido apoyado por una amplia mayoría que estaban hartos de los desmanes y el despilfarro de los socialistas. Y es que hay que tenerle respeto al bolsillo de los manchegos.

Los populares lo tienen muy claro, favorecer las condiciones para la creación de empleo. Para ello, presentaron un programa que incluía 120 soluciones para crear empleo, porque ese es el objetivo, la creación de empleo. El problema que padecemos en Castilla-La Mancha es que no hay crédito, no hay liquidez para que los empresarios, los pocos que quedan, puedan crear empleo. ¿Porqué no hay crédito? Pues porque el gobierno de José María Barreda absorbió el poco crédito que podían dar los bancos para pagar su propio despilfarro.

Sigue leyendo