En las cloacas del Gobierno socialista

 

Las preguntas que debería hacerse todo socialista de pro son ¿Rubalcaba es lo mejor que tiene el PSOE? ¿Alfredo es un ejemplo para la política española? ¿Se merece España un candidato socialista que sólo mienta? ¿Pepunto es capaz de renovarse hasta tal punto, después de tantos años en política, como para traer ideas nuevas que saquen a España de la crisis? Abraham Lincoln dijo que “se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”. Rubalcaba el mentiroso compulsivo, el hombre que miente con más sinceridad de España, tiene dos penas, que ni cree, ni es creído.

Los socialistas de madrugada, que es la hora de los fusilamientos, proclamaron a su candidato a las elecciones generales. Lo hicieron a través de twitter, una forma muy correcta y muy profesional de hacer las cosas, como todo lo que hace el gobierno socialista. González Pons no pudo estar más acertado cuando dijo que “tiene gracia que utilicen uno de los medios de comunicación más modernos para proclamar al candidato más viejo” con las ideas más viejas, “elegido por el método más antiguo”, a dedo. Soraya Sáenz de Santamaría lo retrata muy bien cuando dice que “se presentó como Alfredo, como si toda España no supiera quién es Rubalcaba. Y mientras una socialista alemana estaba poniendo en peligro el campo español, a usted sólo le preocupaba que una socialista española le despejara su campo propio”. Ahora ya podemos decir que es el candidato del PSOE a la presidencia del gobierno de España, es de risa.

Sigue leyendo