• Estadísticas

    • 200,638 hits
  • Categorías

  • Archivos

  • abril 2012
    L M X J V S D
    « Jul    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Entradas recientes

  • Comentarios

    rafael arias en No al Socialismo
    rafael arias en No al Socialismo
    Alberto en No al Socialismo
    sebastian en No al Socialismo
    Roberto Rodrigo en El campo español se va a la…
  • Asociación de Auda a las Víctimas del 11-M
  • Voces Contra el Terrorismo
  • Asociación Víctimas del Terrorismo
  • Asociación Dignidad y Justicia
  • Manos Limpias
  • BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
  • Add to Technorati Favorites
  • blogarama - the blog directory
  • Login

  • Suscribir vía e-mail:

Stat Crux, dum volvitur orbis

 

El 75% de los españoles se declaran católicos y queda reflejado en la Semana Santa, que llena de devoción y procesiones las calles de España. 1.200 millones de cristianos conmemoran en todo el mundo la liturgia de pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. El camino del Calvario y  la crucifixión vienen a recordar que, aparte de las procesiones y del descanso vacacional, es el momento más oportuno para reflexionar en torno al sacrificio de Jesús. Y reconocer, en el sufrimiento de la inmensa multitud de personas que en todo el mundo padecen hambre, persecución o están sumidas en la marginalidad, personas que han perdido su trabajo y hasta su casa y de quienes se han visto forzados a emigrar, o el padecimiento que supone la lucha contra enfermedades que no tienen remedio, como tampoco se remedia la soledad de los ancianos, que la muerte en la Cruz es un hecho que se reproduce cada día en todo el mundo. La Semana Santa puede aportar serenidad y ayudarnos a considerar que siempre se puede hacer algo contra el desconsuelo, desde las oraciones de los creyentes y desde la acción solidaria hacia los débiles. Un mensaje que debe ayudarnos a huir de la desesperación y a fortalecer la confianza es creer que, pese a todo, hay esperanza.

Si nos retornamos al primer Viernes Santo de la historia nos encontraremos con un hombre inocente que avanza hacia su muerte arrastrando una cruz en la que será crucificado. Los que le ven, menean la cabeza y mientras algunos se compadecen, otros se burlan, aunque la mayoría en realidad permanece indiferente. Eso sucedió hace dos mil años. El hombre se llamaba Jesús de Nazaret. Y era Dios. “Un hombre completamente inocente se ofreció a sí mismo por el bien de otros, incluidos sus enemigos, y asumió la redención del mundo. Fue un acto perfecto.” Él aceptó la cruz, una cruz que no le correspondía, para enseñarnos a nosotros no sólo a aceptar la nuestra sin huir de ella, sino también cómo debíamos llevarla: sin odiar, sin maldecir, sin amargarnos. Cristo demuestra que se puede ser feliz cuando se sufre, porque es el amor y no la ausencia de sufrimiento lo que da la felicidad.

Parafraseando a Malraux, la Europa del siglo XXI será cristiana o no será. No significa que deba ser una imposición, sino que expresa con rotundidad el ADN de Europa cuyos elementos esenciales son la libertad de culto y las raíces culturales de un continente que  es algo más que un conjunto de pueblos en un área geográfica o una unión económica. Precisamente en estos días de Semana Santa se cumple un año del fallo del Tribunal de Derechos Humanos legitimando la presencia de los crucifijos en las escuelas italianas. Ese fallo tiene gran calado ya que subraya esos elementos esenciales del ADN de Europa. A mayor libertad religiosa, mayores garantías de derechos humanos. Y también al contrario, caso de países musulmanes donde la persecución a cristianos viola esos derechos fundamentales, así como la marginación de la mujer.

La ofensiva laicista ha pinchado en hueso. Ni España ha dejado de ser católica ni la religión ha sido desterrada. Lo pudimos comprobar de forma innegable hace unos meses, al recibir multitudinariamente al Papa Benedicto XVI en la JMJ, y se ha visualizado esta Semana Santa, con la manifestación pública de fe en las calles de toda la geografía española. Pero no es preciso fijarse exclusivamente en esas señaladas fechas, basta reparar en el discreto día a día de las instituciones de la Iglesia, no sólo con su labor espiritual sino también con la labor asistencial y caritativa que sirve de ayuda y apoyo a parados y marginados.

La Cruz estable, mientras el mundo sigue girando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: