Tener un pepino por gobierno

Cuando llegas a pensar que ya no es posible que aparezca algún incompetente más, aparece. Y es que tan tontos y tan tontas pensaba que solo era exclusividad de nuestro gobierno socialista. Pues los hay, y una descerebrada, una consejera socialista de salud de Hamburgo, de nombre Cornelia Prüfer-Storcks, echó la culpa, sin pensárselo dos veces, sin encomendarse a Dios ni al diablo, a los pepinos españoles. Esto provocó que varios países cerrasen la frontera a las hortalizas y algunas frutas españolas. Incluso EE.UU. mira con lupa lo que llega de España. Es un auténtico drama para muchas personas que viven del campo.

Hay una novela de Cervantes que se llama “La señora Cornelia”. Esta también es Cornelia, pero no señora. Y a los seis días después ha confesado que el culpable de las muertes por la bacteria E.Coli no es el pepino español, y todo cuando ha dejado ya ese sector herido de muerte. ¿Y ahora que? ¿Quién nos paga este pepinazo? Alemania puede tener un gran peso en la Unión Europea, pero no puede hacer lo que le parezca llevándose por delante nuestro sector agrícola a través de una imbécil como esta señora y hacer que entren los nervios a media Europa y que de repente, los agricultores españoles pueden perder hasta 200 millones semanales por el parón de las exportaciones hortofrutícolas. Pero claro, luego tenemos los gestores que tenemos, quienes una vez más han reaccionado tarde haciendo gala de su incapacidad.

La ministra de Agricultura alemana, Ilse Aigner, ha tenido la desvergüenza de defender la gestión de la Leire de Hamburgo y se ha permitido declarar que “había que lanzar una alarma rápida, en cumplimiento de las normativas europeas”. Estoy totalmente seguro que las normativas europeas no dicen que hay que lanzar una alarma rápida cuando los pepinos sean españoles y tampoco creo que digan que hay que culpar a los productos españoles sin pruebas. Los análisis realizados a los pepinos españoles por el organismo de seguridad alimentaria de Hamburgo han dado negativo, de esta forma se le concede el indulto a los pepinos españoles, quedando demostrado que no son el origen de la epidemia causada por la agresiva bacteria E.Coli en Alemania.

Debían ser desde Berlín y desde Bruselas desde donde se le callara la boca a esta novata  irresponsable que ha tenido que reconocer que su denuncia no era cierta. Las autoridades germanas se han saltado todos los puntos del protocolo de la UE, como hablar primero con Bruselas para que, a su vez, ponga en marcha el mecanismo de comunicación con los países miembros. De esta forma, la senadora socialista de Hamburgo ha cometido un acto de irresponsabilidad total y de una gravedad tremenda que ha afectado mucho al sector hortofrutícola español, que además es de gran calidad y genera un valor añadido muy importante en España.

Comenzó acusando a los pepinos importados de España de ser los causantes de la enfermedad para luego desmentirlo. El Gobierno tiene que pedir responsabilidades al Gobierno de Angela Merkel y se tienen que compensar las pérdidas que se han generado al sector, a tantas familias y trabajadores que han sido tratados injustamente. Zapatero tiene que exigir compensaciones a la Unión Europea y que pague una campaña de promoción de los productos españoles, admirados en el mundo por su calidad, destacando que en España se trabaja muy bien para lavar la imagen de los productos españoles.

La Leire de Hamburgo debería pedir perdón, después dimitir por el caos y las pérdidas causadas y de forma inmediata debería buscar compensaciones. El problema es que el Gobierno no ha reaccionado, no se ha defendido de las cornadas que durante seis días nos ha asestado la Leire de Hamburgo. Y un gobierno que está viendo venir una y otra vez las cornadas y no se defiende tiene delito. Del hule al campo santo. El campo español está hasta el gorro del gobierno y  lo mira de manera muy crítica, porque el Ejecutivo ha estado torpe, lento y lelo en el asunto.

El gobierno español tiene una parte de culpa en el hecho de que esta crisis basada en una falacia se haya ido agravando durante seis días. Ni Rosa Aguilar, ni Leire Pajín, ni Trinidad Jiménez, nadie ha gestionado bien esta crisis, porque no han reaccionado a tiempo y desde luego no han reaccionado con la contundencia que hace falta, con el aval de los controles españoles para demostrar que no había una sola prueba en nuestra contra. Nadie ordenó crear una célula de crisis en la Moncloa para atajar el problema, ya que el factor tiempo es decisivo ¿Zapatero donde está? No sabe no contesta ¿Y Rubalcaba? Soñando con ser presidente del gobierno y a la vez haciendo campaña. Tenemos un gobierno en funciones, en el que el presidente está en retirada, el vicepresidente sólo mira por lo suyo y los ministros buscan como salvarse del naufragio. Todo en momentos en los que necesitamos gestores atentos y eficientes.

Nunca un gobierno español ha sido tan torpe y tan débil al encarar una crisis. La inacción del Ejecutivo que dirige en la sombra Rubalcaba, y la de sus ministras de Agricultura y Sanidad, no han hecho sino posibilitar que se propagara una injustificada alerta que tanto ha perjudicado la imagen de España. Rubalcaba está más preocupado en que le llamen Alfredo que en su deber como vicepresidente del gobierno. Ha tardado más de una semana en exhibir los análisis que certifiquen el buen estado de nuestros productos. Y claro, como seguimos siendo un perro tan flaco, todos nos suponen las pulgas.

La ministra del ramo, Rosa Aguilar, debería haber reaccionado con prontitud y haberse plantado en Bruselas para acallar las acusaciones falsas, pero se cruzó de brazos. Tanto Aguilar como la ministra de Sanidad, Leire Pajín, el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba y el mismo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y el resto del elenco de ineptos que han sumido al país en el desgobierno, estaban más preocupados de solucionar sus problemas internos que de preocuparse por los problemas de España. La historia se repite, y el mismo Gobierno que no movió un dedo por tratar de atajar la crisis económica y solucionar la tragedia de cinco millones de españoles que engrosan las filas del paro, ahora vuelve a dejar en la estacada a miles de agricultores que han clamado por la intervención del presidente Zapatero para defender los intereses de las personas que viven del campo.

El sector hortofrutícola es un sector de mucho peso en la economía y es motor de la industria agroalimentaria española. España es el primer exportador mundial de frutas y hortalizas y ha sufrido con especial virulencia el envite de esta crisis alimentaria en Alemania, tanto por la cuantía de las pérdidas económicas como por el daño que se ha causado a la imagen de nuestros productos. Y no cabe duda que en España se tiene una higiene alimentaria que ya quisieran muchos países.

El Gobierno debería haber apoyado antes a la industria agroalimentaria española en el sector de frutas y hortalizas afectada por la crisis alimentaria en Alemania para que la UE vea que esta es una posición de Estado y nos respeten en lo que merecen nuestros productos y nuestros agricultores. La agricultura española se ha visto inmersa en una crisis sin precedentes que le va a costar mucho dinero recuperarse por la imprudencia de una consejera novata. Ha encendido la mecha de una alerta alimentaria que debió transmitirse a la opinión pública de una forma más sosegada y razonada.

No es de extrañar que los agricultores atribuyan sus pérdidas millonarias a la debilidad del Gobierno. Representantes de la Federación de Exportadores (Fepex) y Asaja han criticado la inacción y la falta de reflejos del Gobierno y han reclamado que ejerza presión diplomática al máximo nivel. Han expresado su descontento con el Gobierno de Zapatero y han criticado la falta de contundencia de la respuesta del Ejecutivo a Alemania. Y con razón, ya que se trata del sector que genera la mayor cantidad de empleo en el campo español, con 300.000 puestos de trabajo y un 40 por ciento del total, y representa el 41 por ciento de las exportaciones agroalimentarias. Hablamos del tercer sector en importancia en la exportación nacional, sólo por detrás del automóvil y la maquinaria industrial y, por tanto, de una gran relevancia para la economía.

Zapatero a lo único que se ha dedicado es a exportar ideología trasnochada. Despreció a Merkel y a Bush para codearse con Chávez, Castro o Morales. Buscó la foto con Obama y ahora Obama le da la espalda. La canciller también le da la espalda. Antes aspirábamos a formar parte del G-8, ahora pertenecemos a la cartera de países del FMI en riesgo de suspensión de pagos. Esta vez, son los agricultores los que pagan la grave irresponsabilidad que han cometido las autoridades de Hamburgo. ¿Será la última factura que paguemos? Nos quedan 10 meses hasta las próximas elecciones generales y con un Gobierno débil todavía cabe la posibilidad de que otro sector, o el mismo, paguen el pato.

España ha perdido con el gobierno socialista la posición privilegiada y el respeto que se ganó con José María Aznar. El Ejecutivo debe tomar la iniciativa en una crisis de este tipo, porque la marca España está en juego y hoy, con este gobierno, es vulnerable. En la UE todos saben que el Gobierno español está paralizado por sus problemas internos, y algunos intentan sacar provecho de esa pasividad irresponsable. Tenemos un problema, y es que a Europa le importa un pepino España.

En los últimos años, en países como Reino Unido, Francia o Alemania, se ha intentado manchar la imagen del sector agrícola español a través de los medios de comunicación aprovechándose de la debilidad de nuestro Gobierno. Ni por asomo se les hubiera ocurrido reaccionar a los alemanes como lo han hecho si los pepinos procedieran de los campos de Francia, Gran Bretaña o Italia. La ira verbal y diplomática de Sarkozy, Cameron o Berlusconi se habría desatado de forma inmediata. Pero claro, los pepinos eran españoles y nuestro presidente aún no ha abierto la boca y la relevancia de España en la esfera internacional ha caído en picado en los últimos años. El peso de España a nivel internacional se ha reducido a la nada y por eso no nos toman en serio.

Como dice Federico Jiménez Losantos “En los pepinos españoles no había bacterias pero en la Puerta del Sol… aquello es el palacio del bacteriamen universal”. En definitiva, nuestros pepinos están sanos y nuestra agricultura muy dañada. Si seguimos con este gobierno socialista en funciones la imagen de la marca España continuará en decadencia. Al desprestigio y a la falta de firmeza, ya conocidas, de nuestra política exterior, se ha sumado la debilidad de un partido que se resiste a dejar el Gobierno tanto como a gobernar. Coman pepinos. Este no es un consejo de este Gobierno, que les recuerdo que nos recomendó comer conejo y ha conseguido que nos comamos las uñas.

Anuncios

Una respuesta

  1. Si, yo me pregunto, que estarían haciendo los políticos de turno, estarían reunidos pensando como hacer la vida imposible a los españoles?, claro que sí, no dan en la diana aunque se pongan a cinco centimetros, que pena tan grande que los agricultores esten trabajando, día y noche con sacrificios, para sacar los alimentos adelante. Primero, la alemanita;¡ cómo hace corre la polvora,! pero a ella no le pasa nada, segundo los españoles lo cogemos al vuelo, y tercero que hace el gobiero? subirse a los laureles, y por si acaso no comen el pepino, y darán ordenes a sus subordinados diciendoles, en las ensaladas no nos sirvan pepino no nos sirvan gaspacho no sea que nos contagiemos y no podamos seguir gobernando. eso tenemos, y si no ponemos remedio vamos a terminar y agotar todos los recursos y al final, los pobres siempre pobres y los del gobierno siempre ricos, hemos meditado alguna vez,que a ellos no les falta de nada,? El señor Rubalcaba, anda diciendo que tiene un proyecto de gobierno, y que lo va a poner en pràctica si gana la elecciones, es que nos tiene por tontos, por que no lo ha puesto o pone en práctica ahora que está gobernando? vamos que nos tiene por retrasados no nos dejemos engañar. para que ellos vayan por la vida riéndose de los españoles,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: