• Estadísticas

    • 203,499 hits
  • Categorías

  • Archivos

  • noviembre 2010
    L M X J V S D
    « Oct   Ene »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
  • Entradas recientes

  • Comentarios

    rafael arias en No al Socialismo
    rafael arias en No al Socialismo
    Alberto en No al Socialismo
    sebastian en No al Socialismo
    Roberto Rodrigo en El campo español se va a la…
  • Asociación de Auda a las Víctimas del 11-M
  • Voces Contra el Terrorismo
  • Asociación Víctimas del Terrorismo
  • Asociación Dignidad y Justicia
  • Manos Limpias
  • BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
  • Add to Technorati Favorites
  • blogarama - the blog directory
  • Login

  • Suscribir vía e-mail:

El Islam llama a nuestra puerta

 

El Islam, la religión fundada por Mahoma allá por el siglo VI, que en su fase de máxima expansión militar se enseñoreó de gran parte de la península ibérica y que hoy, tantos siglos después, se ha convertido en la religión con más fieles reconocidos del planeta. Infiltrada cada vez con mayor pujanza en occidente y alimentada con la propia debilidad de los occidentales incapaces de defender su forma de civilización.

Una gran civilización no es conquistada desde fuera hasta que no se ha destruido así misma desde dentro, lo escribió Will Durant. Y el Islam sabe bien como precipitar esa destrucción. Habría que empezar recordando una verdad incontrovertible que es también una enseñanza de la historia, las civilizaciones las fundan las religiones y con el ocaso de las religiones, las civilizaciones se van apagando hasta su extinción. La convivencia humana reclama una ligazón colectiva, una adhesión a una visión particular del mundo que sólo proporcionan las religiones. Cuando tal visión del mundo es compartida, como ocurre en el Islam, es posible acometer con entusiasmo empresas conjuntas. Cuando tal visión se disgrega, corrompe o sustituye por idolatrías de signo político diverso como ocurre en occidente, no sólo resulta imposible acometer empresas conjuntas, sino que la propia convivencia humana se torna poco a poco insostenible. Y es que toda verdadera sociedad humana debe fundarse en convicciones compartidas. Cuando tales convicciones dejan de existir, su defunción ya ha sido firmada.

La pujanza creciente del Islam en occidente se alimenta de nuestra incapacidad suicida para defender nuestras convicciones que ya sólo sobreviven como declaraciones pomposas y carentes de sustancia porque el fuego que les daba calor, que era de naturaleza religiosa, se ha apagado. Occidente está enfermo de relativismo, y esta enfermedad instigada y sostenida por el pensamiento dominante acrecienta cada día su debilidad. Lejos de demostrar una determinación increbantable en la defensa de sus principios, occidente proclama que no existen principios de validez universal, sino más bien valores particulares que deben confrontarse con valores procedentes de otras culturas. Defender los valores propios se convierte automáticamente en un ejercicio de prepotencia intelectual, de arrogancia fundamentalista, de imperialismo cultural.

Occidente ha dejado de creer en los principios que fundaron su civilización y paralelamente ha desarrollado una suerte de apatía que la corrección política disfraza de tolerancia hacía otros valores y formas de vida. Todo ello, además, acompañado de un brumoso y atenazador complejo de culpa que ha sumido a occidente en un estado de parálisis, de crisis de identidad, de falta de confianza en el futuro. Esta atonía espiritual se manifiesta acompañada de una mayor prosperidad material, de un disfrute ensimismado y onanista de las ventajas que esos valores y formas de vida nos proporcionan. Pero ya se sabe que los pueblos que exprimen y saborean con fruición las desventajas de sus formas de vida sin preocuparse de defenderlas están condenados, primero a la decrepitud y después a la mera extinción. Occidente ha encontrado en su progreso material el pasatiempo que le permite descuidar su decadencia espiritual y mientras disfruta de su progreso material germina la semilla de su rendición.

Cada vez que el terrorismo islamista impone el argumento del terror en occidente los atolondrados gobernantes repiten como loritos que la violencia no logrará que renunciemos a nuestros valores. Pero si les preguntaran cuáles son esos valores los loritos empezarían a balbucear frases inconexas para terminar aferrándose a la manoseada libertad, ese talismán o espantajo que enarbolan quienes no tienen valores. La obsesión por la libertad es la prueba de máxima debilidad, es la debilidad de la mente. El hombre es más libre a medida que es más fuerte y puesto que cada vez somos más débiles, más obsesionados por la satisfacción de intereses personales que encumbramos a la categoría de derechos, hemos de concluir que cada vez somos menos libres, porque una sociedad cuyos miembros no anhelan otra cosa sino la satisfacción propia acaba destruyéndose a sí misma.

Prueba de esta debilidad que puede calificarse de verdadero apetito de autodestrucción las tenemos por doquier, relativización del derecho convertido en un mero instrumento legal para la satisfacción de caprichos, fascinación por el suicidio y la eutanasia, cifras industriales de abortos, estancamiento demográfico, etcétera. Fenómenos reveladores de una desesperación que torna a occidente impotente al esfuerzo vital y descompone los cimientos sobre los que ha erigido su cultura. Este apetito de autodestrucción no pasa inadvertido a los enemigos de occidente. El dirigente libio Gadafi decía hace poco “hay signos de que Alá garantizará la victoria islámica sin espadas, sin pistolas, sin conquista, no necesitamos terroristas ni suicidas, los más de 50 millones de musulmanes que hay en Europa lo convertirán en un continente musulmán en pocas décadas”.

Esta victoria islámica profetizada por Gadafi se está produciendo ya ante nuestros ojos. Mientras Europa se entrega con denuedo a un arrebato autodestructivo, los musulmanes procrean con un vigor inusitado y en medio de este arrebato autodestructivo nos tropezamos con un fenómeno paradójico, a la vez que promueve la descristianización de Europa, el progresismo europeo con el socialismo zapateril y su merengosa alianza de civilizaciones a la cabeza fomenta la expansión islámica. ¿A qué se debe ésta aptitud suicida? Se ha establecido una alianza frente al enemigo común que no es otro que el cristianismo, el sustrato religioso y cultural que hizo posible occidente.

Empezaba nombrando a Will Durant que nos advertía que las civilizaciones se destruyen así mismas desde dentro antes de que las conquisten desde fuera y termino nombrando al poeta T. S. Eliot, quien en su obra “la unidad de la cultura europea” escribió “todo nuestro pensamiento adquiere significación por los antecedentes cristianos, un europeo puede no creer en la verdad de la fe cristiana, pero todo lo que dice, cree y hace surge de la herencia cultural cristiana y solamente adquiere significación en relación con esa herencia. La cultura europea no podrá sobrevivir a la desaparición completa de la fe cristiana. Si el Cristianismo desaparece, toda nuestra cultura desaparecerá con él”.  

El día que nuestra cultura desaparezca, no lo duden, vendrá otra a sustituirla y esa cultura será islámica. No necesitará para imponerse espadas ni pistolas ni conquista, le bastará como anticipaba Gadafi la pura y simple fuerza demográfica. Y para entonces nosotros seremos como aquellos personajes del poema de Cavafis “esperando a los bárbaros, seres desganados, impotentes al esfuerzo vital que han perdido la fe en el futuro”.

Este artículo es una reproducción de la introducción del programa de Juan Manuel de Prada “Lagrimas en la Lluvia” de Intereconomía tv.

Anuncios

9 comentarios

  1. Occidente de Platon destruye toda estructura moral,religiosa y social. Si , porque como decian los griegos en la antiüedad …”Comamos y bebamos , porque mañana hemos de morir”. Si, esa letal relativización ha minado todo sentido comun , por los valores a la vida . Ahí el islam , entra en juego para invadir como se demuestra desde dentro, una invasion silenciosa,un cerco macabro casi imperceptible. Solo Dios sabe como manejar los asuntos de su maravilloso planeta . En Él confio por siempre Amen.

  2. Magnífico escrito.

    Recibo tus estupendos y claros escritos en mi correo, pero muchos no contesto, como me pasa con mucha más gente, por falta de tiempo; y vídeos veo muy pocos porque necesitaría cientos de horas (aunque es verdad que tú mandas pocos vídeos, o ninguno). Es que a mí el tema del cine o relacionado no me va, que es que soy muy impaciente y me pongo nervioso, mientras que lo escrito se ve muchísimo más rápido lo que se queire decir.

    Por supuesto que mi correo de “la tierra pertenece al viento” es totalmente irónico y de cachondeo y basado en la “profundísima” frase de la imbécil ZP: “la tierra no pertenece a nadie, salvo al viento”. Ya. ¡Qué malabestia!

    Ahí van un par de páginas sobre tu tema, aunque claro, no voy a leerls todas, aunqeu sé bien de qué va el asunto.

    http://www.iniciativaradical.org/web/?p=1149

    http://www.conocereisdeverdad.org/website/index.php?id=37

    Mis felicitaciones por tus escritos y un abrazo.

    Edu:-)

  3. Tan claro que es imposible no verlo… Más bien, no se quiere ver ni remediar.
    Un abrazo

  4. Yo si lo veo y veo también una única solución, erradicar el islam del globo.

    Es decir, dejarse de las chorradas de la “progrez” lerda, plantar cara, decir la verdad, que es una doctrína político religiosa basada en el sometimiento del individuo a una ferrea doctrina enemiga del libre albedrío, declararla por tanto nociva para la humanidad, ilegalizarla, perseguirla y erradicarla.

    Con esos adoctrinados no se puede dialogar, solo se les puede someter antes de que sean ellos los que sometan.

    Y si en otros momentos se han erradicado creencias, doctrinas y costumbres de distinta índole como el sacrificío de humanos y animales a supuestas deidades, el quemar a una viuda viva junto al cadaver de su marido muerto o la esclavitud, esta también puede erradicarse.

    Solo hace falta firmeza y voluntad y si los políticos no lo hacen, lo debemos hacer los ciudadanos.

    STOP ISLAM!!

  5. Mucha islamofobia, mucha incapacidad de introspección y de tomar el control en el rumbo del propio colectivo.

    El islam no es culpable como tu dices de ” precipitar esa destrucción” pues ni el islam ni los musulmanes han influído en las políticas socio políticas de la sociedad europea.

    Que no hemos sido nosotros los que empujamos el capitalismo, ni la usura, el individualismo, ni la libertad de expresión y mucho menos la farza de la democracia.

    ¿De qué sirve echarle la culpa al otro? no es acaso además de una posición cobarde impractica? Y de qué se trata esta vida, de perseguir lo que nos va a beneficiar o aquello que seduce al ego y al nacionalismo?

    Orgullo, es el pecado más antigüo y es el que está detrás del decline de cada sociedad. La reticencia a aprender de los demás y sobre todo el rechazo a mirar la viga en el ojo de uno.

    ¿¿¿Sabías que en Reino Unido solamente en 2001 habían 30 mil conversos al islam???

    Y quien se los impuso? nadie, es simplemente que el Islam es un sistema completo y que además está de acuerdo con la naturaleza humana en todas sus facetas..no como el capitalismo, el socialismo ni cualquier otra ideología que me menciones.

    Sino te gusta el Islam ni los musulmanes ni la libertad de la gente para escoger el modo de vida que más les guste…más bien preguntate por qué no estás dispuesto a superar la propaganda y el prejuicio.

    Saludos

    • Después de leer el artículo has cogido el camino que has querido y te has equivocado porque en ningún momento se carga contra el Islam. Lo digo bien claro “Una gran civilización no es conquistada desde fuera hasta que no se ha destruido así misma desde dentro”. Por lo tanto, no digo que sean los musulmanes los que destruyan la civilización de occidente, sino esa misma civilización occidental.
      El trasfondo es la inmigración. Se debe controlar la inmigración porque en España no cabe todo el mundo, hay un límite. Como tambíen hay que hacer políticas para la integración de esos inmigrantes. Hay que promover políticas cuyo horizonte último sea siempre el mismo: la identidad de España y su puesto en Europa.
      Yo entiendo que para ti la democracia sea una farsa viendo como en los países más fundamentalistas existen leyes como la Sharia ¿si quieres hablamos de esto? Evidentemente esa ley no tiene cabida en una democracia, por la democracia es libertad, es igualdad y es fraternidad.
      ¿Hay libertad en los países musulmanes? Podemos hablar de esto (¿Libertad de prensa, de culto, de pensamiento?) ¿Hay igualdad en los países musulmanes? podemos hablar de esto también (¿es igualdad el Burka?). Incluso dudo que haya fraternidad, ya que asesinan al que es homoxesual o al que es infiel a su pareja o mutilan al que roba.
      Me hablas de aprender de los demás. de que es un sistema completo, de que está de acuerdo con la naturaleza, la verdad me has dejado un poco absorto ¿Crees que el Islam es capaz de aprender del Cristianismo? Evidentemente NO. Mientras que el Cristianismo promueve la universalidad el Islam llama infieles a los que no creen en Alá. También están los islamistas radicales que hablan a viva voz de recuperar el Al Andalus o cuando proclaman “muerte al infiel”.
      Con esto no quiero decir que el Islam sea malo, no, sino que estoy totalmente seguro que existe un islamismo moderado, un islamismo que están en contra de la Sharia (por poner un ejemplo), un islamismo capaz de integrarse en la sociedad de occidente.
      Como puedes ver yo no tengo ningún prejuicio, sino aquellos que interpretan el Corán al pie de la letra y que vienen a España a imponer su cultura sobre la nuestra sin ningún pensamiento de integración.
      Por cierto, en breve publicaré otro artículo en el que hablo de todas estas cosas, espero tus comentarios.
      Un abrazo

  6. Ah y lo de terroristas…terroristas los soldados españoles, americanos, franceses y demás que están ocupando nuestras tierras…eso si que han matado a más inocentes y todo por petróleo.. así que no vengas con ese cuento del terrorismo que Al Qaeda no existe

    • ¿Que Al Qaeda no existe? Es tan real como la tierra en la que piso yo y en la que pisas tu. Que a estas alturas vengas a contar que Al Qaeda no existe…Entonces los atentados terroristas los perpetra un fantasma.

  7. Hola Roberto, todo lo que sabes de Islam lo has aprendido en fuentes no islámicas. Tanto desconoces del Islam que hablas de un islamismo que rechace la sharia…la sharia es el Islam, los musulmanes creen y aceptan la sharia, sino, son apostatas. Y que por cierto “islamismo” es un concepto ajeno al islam, es un término inventado por ustedes, los no musulmanes.

    En mi blog tengo un documental que se llama así precisamente “Al Qaeda no existe” y ni siquiera fue producido por musulmanes. Luego de que lo veas tus opiniones serán más válidas, al menos hablarás con más fundamento.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: