• Estadísticas

    • 200,645 hits
  • Categorías

  • Archivos

  • julio 2009
    L M X J V S D
    « Jun   Ago »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Entradas recientes

  • Comentarios

    rafael arias en No al Socialismo
    rafael arias en No al Socialismo
    Alberto en No al Socialismo
    sebastian en No al Socialismo
    Roberto Rodrigo en El campo español se va a la…
  • Asociación de Auda a las Víctimas del 11-M
  • Voces Contra el Terrorismo
  • Asociación Víctimas del Terrorismo
  • Asociación Dignidad y Justicia
  • Manos Limpias
  • BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
  • Add to Technorati Favorites
  • blogarama - the blog directory
  • Login

  • Suscribir vía e-mail:

La pésima política exterior del dúo Zapatero-Moratinos

 

Zapatero_recibe_ChavezLa política exterior del Gobierno es muy negativa y es que Zapatero no tiene una idea clara de España. Cuando afirmó en el Senado que “la Nación es un concepto discutido y discutible” descubrió que no tiene clara la idea de la Nación a la que sirve, por lo que es imposible desarrollar una Política Exterior coherente. El núcleo de cualquier Política Exterior es la defensa de los intereses nacionales y cuando no se cree en la Nación es imposible defender sus intereses. El dúo Zapatero-Moratinos ha sustituido la defensa de los intereses de España por la diplomacia de la sonrisa.

Uno de los episodios que demuestra el Gobierno de Zapatero la falta de una idea de España se vivió en el Congreso de los Diputados. “¿Cuándo Sus Majestades los Reyes han ido a Marruecos, a Ceuta y Melilla?”, preguntó Moratinos esa tarde en el Pleno. Que el ministro de Exteriores de España deje entender que Ceuta y Melilla son Marruecos en el Parlamento de la Nación es mucho peor que una supuesta equivocación, que además nunca ha corregido, sino que es una falta de conocer la historia de España. Ceuta y Melilla son dos ciudades españolas desde hace cinco siglos. Su única particularidad es que están situadas en el Norte de África. Hace tiempo, los ceutíes y los melillenses recibieron a los Reyes como lo que son, el símbolo de la Nación española a la que están orgullosos de pertenecer.

Desde el punto de vista del Derecho Internacional no hay duda de que Ceuta y Melilla forman parte de España. El hecho de que Marruecos reivindique estas dos ciudades españolas no tiene ni justificación histórica ni respaldo en la legalidad internacional. La Política Exterior debe defender los intereses de la Nación, y el primero de esos intereses es preservar su integridad territorial y que la defensa de esos intereses exigirá muchas veces una postura firme, que puede no ser cómoda e incluso llegar a ser conflictiva. Al no rectificar su supuesto lapsus, Moratinos siembra dudas sobre su disposición a defender la integridad territorial de España. Las irresponsables palabras de Moratinos en el Congreso pueden ser utilizadas por Marruecos para avanzar su reivindicación –insisto, sin ninguna base jurídica en el Derecho Internacional– porque las declaraciones de un ministro de Asuntos Exteriores pueden ser oponibles frente al Estado que representa.

Hay serios indicios de que el Gobierno de Zapatero y sus miembros no tienen clara cuál es su obligación. El mismo Zapatero que empezó diciendo, también en sede parlamentaria, que “la Nación es un concepto discutido y discutible” ha encargado la Alianza de Civilizaciones a Máximo Cajal. Este diplomático es autor de un libro titulado “Ceuta, Melilla, Olivenza y Gibraltar: Dónde acaba España”, en el que aboga claramente por la entrega de Ceuta y Melilla a Marruecos. Para ello, utiliza el rodeo de palabras de que hay que trabajar por la “definitiva marroquinidad” de ambas ciudades españolas. Cajal afirmó: “Hay que remediar una situación que me parece básicamente injusta. Una situación colonial que es una afrenta a Marruecos y un elemento de desasosiego y mala conciencia nacional para España, que se agita en cuanto se menciona el tema. Hay que reintegrar la integridad territorial a Marruecos”. La tesis de Cajal ha cuajado en quien debería tener como primera obligación defender los intereses de España, empezando por su integridad territorial.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, cometió idéntico lapsus la víspera de la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla. Blanco también proclamó que Sus Majestades iban a “viajar a Marruecos”.

Moratinos dijo literalmente: “El ministro de Asuntos Exteriores tiene la responsabilidad de tener buenas relaciones con todos los países”. Si un Gobierno se marca como objetivo de su acción exterior el lema: “Vamos a llevarnos bien con todos”, el resultado lógico es que aparta los intereses de la Nación. Esto ha quedado demostrado en demasiadas actuaciones del Gobierno de Zapatero.

Quizá habría que poner un límite a la estrategia de llevarse bien con todos al tratar con países que reclaman parte del territorio nacional; o con países que expropian a las empresas españolas e insultan al Rey; o con países que ejecutan a homosexuales por el mero hecho de serlo. Aunque quizá la sutileza del Gobierno de Zapatero permite eludir esos límites que reclamaría cualquier persona normal.

El fiasco de la Política Exterior de este Gobierno comenzó el domingo 18 de abril de 2004, cuando Zapatero anunció la retirada unilateral de las tropas españolas de Irak. Lo hizo en contra de los compromisos internacionales asumidos por España. Lo hizo en contra de sus propias promesas electorales, pues durante la campaña electoral él había ligado una eventual retirada de Irak a que no prosperase una Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas antes de junio de ese año. Quedará para los anales de la incoherencia cómo España (entonces en el Consejo de Seguridad de la ONU) votó a favor de la Resolución 1547 que respaldaba la presencia de soldados de todos los países y, además, pedía ayuda y tropas a todos los países para contribuir a la estabilización y democratización de Irak. Zapatero votó en junio de 2004 esa Resolución 1547 después de haber forzado en mayo la huida de las tropas españolas de allí. Esta deslealtad a nuestros aliados hizo desaparecer de un golpe la imagen de España como socio y aliado fiable. En Europa, si uno no defiende sus posiciones con firmeza no es respetado.

¿En qué consistió el regreso al corazón de Europa? Significó, en realidad, que Zapatero y Moratinos actuaron como eco de Chirac y Schröder. Ninguno de los dos está ya en activo. Ahora ese corazón de Europa lo representan Angela Merkel –a quien Zapatero tildó de “fracasada” – y Nicolas Sarkozy –quien ya chocó con Zapatero siendo ministro del Interior por la política del “papeles para todos” y quien acaba de darle una lección de lo que debe ser la lucha antiterrorista–. El corazón de Europa late ahora con la fuerza de políticos con convicciones como Merkel y Sarkozy. Por eso se ve con más crudeza la falta de principios y de ideas de Zapatero.

Con el único afán de quedar bien con todos y de hacer lo contrario que había hecho su predecesor, Zapatero renunció a defender los fondos comunitarios para España en el Consejo Europeo de diciembre de 2005. Su negociación supuso una pérdida para España de 40.000 millones de euros. Es decir, Zapatero dilapidó de un plumazo el 90% de los fondos que había logrado Aznar el año 1999 en Berlín. Con este logro, nuestro país perdió el equivalente a toda la inversión en infraestructuras del Estado en toda España durante cuatro años. Eso sí, todos nuestros socios estuvieron encantados de responder a la sonrisa de Zapatero dándole una palmadita en la espalda.

Esta diplomacia de la sonrisa también se ha traducido en una enorme pérdida para el prestigio de España en Europa. En Polonia saben que Zapatero anula las cumbres bilaterales alegando que está cansado. En el Parlamento Europeo la gran mayoría de sus diputados pasan de los discursos de Zapatero ¿Por qué? Pues porque nadie tiene respeto a un presidente de un gobierno que no defiende los intereses de su país, es decir, que un blandito.

España pasó de tener un trato privilegiado con la principal democracia del mundo a ver, con cierto sonrojo, cómo su ministro de Exteriores perseguía a Condoleezza Rice para lograr una foto que mostrase alguna relación con Washington. Zapatero barrió de un plumazo toda la relación de confianza con Estados Unidos que los distintos Gobiernos democráticos fueron labrando a lo largo de 30 años de democracia. Zapatero es el único dirigente de un país importante que no ha sido recibido durante toda una legislatura en la Casa Blanca. Meses antes de su llegada al poder, Zapatero ofendió conscientemente a todos los estadounidenses al no levantarse en el desfile de la Fiesta Nacional española al paso de la bandera de los EE.UU. Fue un insulto sin precedentes a un país democrático.

Tampoco sabido defender los intereses de España en Iberoamérica. Zapatero se ha aliado con los más radicales de la región, con “buenos revolucionarios” como Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y Fidel Castro. Con aquellos que pretenden implantar el socialismo del siglo XXI, aunque para ello haya que pisotear las libertades y hundir un poco más en la miseria a los ciudadanos de esos países.

Muchos empresarios españoles recuerdan con estupor y vergüenza cómo Zapatero les reprendió en un acto por no rendirse a las exigencias del expresidente Néstor Kirchner. Un ejemplo de cómo las buenas relaciones sustituyen a la defensa de los intereses de España. Esta decisión de no defender a las empresas españolas cuando lo necesitan ha perjudicado gravemente a quienes apostaron por invertir en Iberoamérica.

Algo parecido han sufrido los españoles que viven allí, ahora bajo la amenaza de regímenes autoritarios. Zapatero ha dejado en la estacada a los españoles que viven en Venezuela y han sido expropiados por el régimen de Chávez sin que el Gobierno español les amparase.

Llevarse bien con todos, cuando esos todos se llaman Chávez, Castro, Morales u Ortega, significa avalar el retroceso de las libertades que impone el populismo caudillista. Es curioso que, en su afán por llevarse bien con todos, Zapatero y Moratinos olviden a los disidentes cubanos que luchan por recuperar para su país la libertad y el respeto a los derechos humanos.

Con el caudillo Chávez hemos alcanzado cotas difícilmente superables. Los insultos que el aliado preferente de Zapatero dedicó en la última Cumbre Iberoamericana de Santiago al anterior presidente del Gobierno de España nos resultaban extrañamente familiares. La torpeza de nuestro Gobierno puso al Rey en una situación difícil. Su reacción de dignidad demostró que con el honor de España no se juega. Y, de paso, Don Juan Carlos creó el lema más poderoso para unir a quienes creen que Venezuela no se merece sufrir los atropellos de un aprendiz de tirano. Pero, después de esto, Moratinos sigue empeñado en recuperar su relación de normalidad con Chávez. Lo primero es llevarse bien…con Chávez.

Al comienzo de la legislatura, el Gobierno se jactó de que resolvería el conflicto del Sahara en seis meses. Nada es imposible para la diplomacia voluntariosa y eficaz de la sonrisa. Tres años después, la ruptura de Zapatero con la postura de neutralidad activa sobre el conflicto del Sahara de todos los Gobiernos españoles de la democracia, ha tenido consecuencias. La factura de esta fiesta ha ido a cuenta de las relaciones económicas con Argelia, país del que depende buena parte del suministro energético de España. Al final, la subida del gas y la rescisión de importantes contratos en ese país terminará repercutiendo en los bolsillos de muchos españoles. Pero, ¿habrá mejorado la estabilidad de la zona? De momento, el Frente Polisario no quiere ni oír hablar del Gobierno de Zapatero y se plantea volver a las armas.

El Ministro Moratinos afirmó que “cuando llegaron al gobierno las relaciones entre España y Marruecos eran absolutamente inexistentes”. Pero Moratinos olvida la Cumbre de Marraquech de diciembre de 2003, en la que el Gobierno de Aznar, logró llevar las relaciones bilaterales a un marco de respeto mutuo y de defensa de los intereses nacionales, o que el embajador de España en Marruecos sólo estuvo ausente de Rabat durante la crisis de Perejil. Esa diplomacia tan grata hace posible que se alardee de mantener excelentes relaciones con Marruecos mientras Rabat retira a su embajador en Madrid. Y esto ha repercutido en la cooperación en materia de lucha contra la inmigración ilegal, como atestiguan las pateras que llegan cada día a las costas españolas.

No hablaremos de la falta de equipamiento de nuestras Fuerzas Armadas en el Líbano y en Afganistán, del fracaso de la política migratoria con Guinea y Mauritania, de la claudicación con Gibraltar o de lo que ha supuesto, y supondrá, la internacionalización del “proceso de paz”, dejando que los terroristas expusieran sus tesis en el Parlamento Europeo.

España puede recuperar un sitio preferente en la escena internacional. Pero para ello se necesita un Gobierno que crea en España, que defina con claridad sus intereses y esté dispuesto a defenderlos con firmeza. Ése será el Gobierno que presidirá Mariano Rajoy. La credibilidad de España tardará tiempo en recuperarse. Se necesitará perseverancia y coherencia. Y también la lealtad de un partido de la oposición que vuelva a creer en España y que no esté dirigido por la falsa sonrisa de Zapatero.

Anuncios

2 comentarios

  1. Estimados compañeros de coloquio.

    Tenemos ahi la foto grafia con Hugo, repasando muy rapidamente la gestion de este hombre alfrente de su gobierno yo lo que me pregunto es, ¿Esque no hay en Venezuela como en Equador un tribunal que ordene al ejercito velar por una ley inconstitucional como las que el propone?

    Esque este hombre se salta su propia constitucion constantemente y si no se la salta habria que ver como esta hecha, porque de momento, ha cerrado la canal de Tv mas critica con su politica, la gente diplomatica o celebre extranjera es expulsada de Venezuela si le critica, tiene un programe de Tv donde se dedica a lanzar sapos y culebras sobre todo aquel que no le gusta, insulta y amenaza a todo el que critica desde el exterior su gobierno….

    ¿Pero esque ZP y sus socios son muy diferentes? afortunadamente tenemos una constitucion fuerte, lenta si pero fuerte, pero aun asi de momento por ahora, hay un estatuto en vigor que recorta derechos he invade competencias, se ha cerrado como en venezuela una emisora de radio, en este caso la cope, porque incomoda lo que dice al gobierno catalan, se sanciona a quienes en españa usan el castellano…

    Pero bueno, Venezuela, aunque es una dictadura camuflada, de momento tiene un parlamento donde no se veta a nadie, no asi en CUBA, donde siguen habiendo presos politicos con el visto bueno de gente que apoya a ZP como por ejemplo IU, que se llena la boca condenando la dictadura española pero apoya la de cuba porque es de su ideologia, a mi no hay cosa me me haga mas gracia que escuchar a un comunista hablar de democracia, ¿Cuantas democracias comunistas hay en el mundo? ¿Corea del Norte? ¿Cuba?

    Los comunistas españoles no quieren una democracia, quieren una dictadura, pero mandando ellos.

    Un saludo.

  2. Hola Javier!!

    Este dictador va aprobando leyes que todas van a su favor. Ahora a cerrado 33 emisoras de radio y un canal de televisión. ¿Porqué? Por que alega que Las causas de cierre son vencimiento de la concesión sin que se haya solicitado su renovación, muerte del concesionario original o cambio del titular de la concesión sin que se haya notificado y autorizado debidamente por la comisión de telecomunicaciones, entre otras.

    Todo falso, en las emisoras y en el canal de tv de nunciaban lo mal que está el país y criticaban al gobierno, por lo que han sido censurados.

    Ahora, una fiscal general presentó ante la Asamblea Nacional (controlada por Chavez con el 90% de los escaños) un proyecto de ley que propone que el Estado “regule el derecho a la libertad de expresión” y castigue con penas de hasta cuatro años de prisión los “delitos mediáticos”, como divulgación de informaciones “falsas” o “manipuladas”.

    Entonces, criticas como estas estarían penadas: “Un obrero de Alcasa, que denuncie el estado caótico en que se encuentran las empresas del aluminio en Guayana, estaría atentando contra la “seguridad del Estado”; un obrero petrolero que informe sobre la paralización de taladros, estaría atentando contra la “seguridad del Estado”; una información sobre armas venezolanas en manos de las FARC, atentaría contra la “seguridad del Estado”; una madre cuyo hijo ha sido asesinado y se queje de la indefensión en que se encuentra la población de los barrios, podría ser acusada de atentar contra la “paz social”; dar la cifra de muertos semanales podría generar “sensación de impunidad”: delito mediático”.

    Y así, hasta que se apodere del país y suma en la total y absoluta pobreza, que de hecho, casi casi que está ya.

    Un país que es requísimo en petroleo no tiene ni para medicamentos en los hospitales.

    Este es el desgobierno del Dictador Hugo Chavez.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: