Medidas para salir de la crisis fortalecidos

 

Hay que recordar la historia de aquel equipo de sociólogos y economistas españoles que habían sido llamados a asesorar al Gobierno de una nación. Tras un profundo trabajo de análisis, el equipo envió su informe al Ministro que quedó tan impresionado por los resultados del mismo que insistió en que se presentara ante el propio Presidente de la República. 

Al poco de comenzar su presentación el Director del equipo, el Presidente le interrumpe y le dice: “Todo esto es muy interesante, pero tengo poco tiempo y me gustaría que me resumieran en una sola idea cuál es el primer problema de mi Nación”. Entonces, el Director del equipo, haciendo un enorme esfuerzo de síntesis, le replicó: “Señor Presidente, si tuviéramos que comprimir en una sola frase el principal problema del país, le diríamos que es este: la ausencia de una clase media”. De inmediato, sin dejarlo continuar, el Presidente de la República se dirigió al edecán que tenía detrás y le dijo: “Prepárenme de inmediato un Decreto por el que se cree la clase media”. Dicho esto, los despidió con gran cordialidad agradeciéndoles su trabajo, y seguro de que ya había resuelto el principal problema de su país.

En este tiempo de incertidumbre, puede existir la tentación de buscar atajos y soluciones milagreras a problemas complejos, mediante la fórmula de inventar Decretos o Leyes. Así, estamos esperando la remisión a las Cortes por el Gobierno del anunciado proyecto de Ley de Economía Sostenible que vendrá a revolucionar, según el autor de la idea, nuestro modelo productivo, haciéndolo al tiempo más competitivo, más eficaz, más justo y cualquier otro tipo de calificativos que ustedes le quieran añadir. Si tenemos un problema de modelo económico de crecimiento ¿qué nos impide –pensará su patrocinador- resolverlo mediante una Ley?

El Gobierno parece haber descubierto ahora que algunos sectores de la economía española no van a seguir siendo locomotoras de la actividad productiva. Eso les lleva a proponer, como clave de la recuperación, la creación de un “nuevo modelo de crecimiento”.

Tras lo que llevamos visto estos últimos años, esto es poco más que una continuación de las estrategias de puro marketing que llevaron primero a negar la crisis, más tarde a minimizarla, después a plantear desordenadamente medidas teóricamente correctoras, para acabar ahora intentando ni más ni menos que la creación de un “nuevo modelo de crecimiento”.

Todo va al revés. Los poderes públicos deben contribuir a la creación de un marco de actuación favorable a la actividad económica. Deben remover los obstáculos al desarrollo y propiciar un entorno favorable a los emprendedores, a  los que se arriesgan, a los innovadores. Los poderes públicos, en suma, deben crear las mejores condiciones para el desarrollo empresarial. Cuando eso ocurre, las empresas surgen, los proyectos aparecen, y los países prosperan.

España vive la recesión más profunda de su historia. Nunca antes habíamos visto una caída del PIB cercana al 4%, será porque es masculino –el PIB- como dice Leire Pajín, sin comentarios. El número de empresas que han desaparecido del Registro de la Seguridad Social en el último año superan las 100.000, y sólo en los tres primeros meses de este año han cesado su actividad 65.000 empresarios y más de 185.000 autónomos. 

En todos los sectores de la economía y no sólo en la construcción, no sólo se reducen la actividad y empleo, sino que además está destruyéndose el tejido empresarial. Se pierden puestos de trabajo, que es muy grave, pero lo peor es que desaparecen muchas empresas, que son las que tienen que crear los puestos de trabajo en el futuro. Esto ha supuesto la eliminación de 1,2 millones de empleos, y un incremento en doce meses del paro de 2 millones de personas, hasta superar los 4.380.000 parados en mayo, según los datos de la Oficina Estadística de la Unión Europea.

Este es el aspecto más doloroso de la crisis, el desempleo. Hemos sufrido un gran retroceso, el cual fue el objetivo fundamental de la sociedad española en las últimas décadas: acercarnos a los países más avanzados económica y socialmente de Europa.

España está volviendo a perder nivel de vida respecto a nuestros socios europeos. El PIB por habitante se ha reducido el pasado año en 1,5 puntos respecto al conjunto de la Unión Europea. 

Por otra parte, es seguro que en 2009 la renta de las familias españolas caerá por primera vez en 15 años.

¿Cómo hemos llegado a esta situación? En esencia, por la unión de dos factores: una crisis puramente española y una crisis financiera global. Las raíces de la crisis que vivimos en España son anteriores a la crisis económica internacional. El gran problema de España es el endeudamiento y la baja competitividad. Y mientras esta combinación letal no sea atajada, las cosas no van a solucionarse.

Las empresas y los hogares acumulan un gran volumen de deuda. Nuestra deuda externa supone casi 1,7 billones de euros, un 150% de nuestro PIB. España es ahora el quinto deudor mundial. Las familias españolas debemos unos 900.000 millones de euros, las empresas cerca de 1,5 billones y las administraciones públicas cerca de 500.000. En el caso del sector privado duplican las de apenas hace cinco años. Nuestro país ha estado estos años pidiendo prestado mucho dinero del exterior. La razón era sencilla: la capacidad de ahorro de la Economía española era insuficiente para financiar un nivel de inversiones que ha llegado a estar en el 30% del PIB.  

El esfuerzo de inversión de las empresas estos años ha sido notable, pero, también se ha acudido en exceso al crédito exterior para financiar un número de viviendas residenciales a todas luces excesivo e insostenible. A este respecto basta recordar que en el año 2006 se iniciaron en España 760.000 viviendas (ya con el gobierno de Zapatero) para un mercado que en el mejor de los casos requiere menos de la mitad.

Todo esto fue posible por una situación buenísima de las condiciones financieras internacionales tanto en abundancia de crédito como en bajos tipos de interés. Ello ha dado lugar a un nivel de endeudamiento de familias y empresas muy alto.

La otra cara que explica el elevado déficit, durante años, del sector exterior es la baja competitividad de la Economía española. Por tanto, endeudamiento y falta de competitividad son las dos caras de una misma moneda.  

Y a una Economía muy endeudada, que necesita seguir endeudándose para continuar con su tren de vida, y con problemas de competitividad, le sienta peor que a nadie una crisis financiera internacional. Pero los problemas de fondo de la economía española son anteriores a la crisis internacional y, a menos que pongamos las bases para su solución, no podremos subirnos al tren de la recuperación económica mundial cuando esta se produzca. Una Economía tan dependiente del crédito, cuando se le restringe de forma tan contundente, cierra más empresas y destruye más empleo que nadie.

El otro problema es el de la competitividad,  que viene a agravar la difícil situación del exceso de endeudamiento. En las actuales circunstancias, un país tan endeudado como el nuestro, tiene que disminuir su deuda a la fuerza. El gran problema de la economía española es su reducida competitividad en un mundo. El proceso de globalización es irreversible y, por lo tanto, no podemos evitar situar a nuestra economía en un escalón competitivo adecuado. Y para ganar competitividad no tenemos más camino que el de ganar eficiencia. Hemos asistido a unos años de altos crecimientos del PIB en los que los niveles de competitividad no sólo no han mejorado, sino que han retrocedido. Los sectores que hacían de locomotoras ya no pueden seguir tirando del tren y, por tanto, eso nos obliga a centrarnos en la competitividad. 

Está claro que una reforma educativa para paliar el fracaso escolar no sólo es necesaria, sino que es además imperiosa en estos momentos.

Por tanto, el camino para ganar competitividad no puede ser otro que el de las reformas estructurales. ¿Qué reformas son en este momento más necesarias?

            • Reforma del sistema educativo. Es imposible pensar en una sólida recuperación de futuro si seguimos arrastrando el fracaso escolar más alto de la OCDE. Tenemos un país en el que el 30% de los jóvenes no terminan la fase obligatoria de sus estudios.

            • Reforma fiscal. Una reforma fiscal que apoye la inversión empresarial. Por ello, es necesaria una rebaja del tipo del impuesto de sociedades. Esta rebaja ha de complementarse con nuevas medidas tributarias. España tiene que afrontar una auténtica reforma tributaria. 

            • Reforma del mercado de trabajo. España es el país que más empleo destruye en Europa. Es imprescindible abordar cuestiones como la formación profesional, el absentismo laboral, la eficiencia en la cobertura de vacantes y la negociación colectiva. El Gobierno y los sindicatos tienen que asumir sus responsabilidades. 

             • Reforma del sistema energético. El coste de la energía es otro elemento esencial de competitividad. Necesitamos seguridad, eficiencia y sostenibilidad energéticas. Se ha de debatir en serio sobre el futuro del sector y sobre las fuentes de energía. Hay que tener seriedad en la aplicación de las reformas que sea preciso implementar, que es justo lo contrario de lo que está haciendo el gobierno como con el fin de la actividad en la central de Garoña.

            • Reforma de las Administraciones Públicas. La competitividad de la economía española exige unas Administraciones Públicas –Central, Autonómicas y Locales- que se conviertan en impulsoras de la recuperación, y no en un lastre a la misma. Tienen que estar mejor coordinadas.

            • Fortalecimiento de la unidad de mercado. Las barreras que crean las normas y regulaciones autonómicas no pueden ser un freno a la recuperación económica. Las Comunidades Autónomas tienen que entender que tanta variedad de normas autonómicas distintas acaba convirtiéndose en un freno económico de las propias Comunidades que las impulsan.  

Estas propuestas de reformas estructurales las ha expuesto ya el PP tanto en el Parlamento como fuera de él. Hace algo más de un año de estas cosas sólo hablaba el PP. Según el Gobierno nuestra economía vivía en el mejor de los mundos posibles. Los problemas nos venían de fuera y desde fuera nos vendría la solución, y se está viendo que no es así.

Como decía el maestro Ortega, “toda realidad que se ignora prepara su venganza”. Y han sido precisos los brutales datos del desempleo, la caída de la producción, de la inversión, del consumo y de la renta para que el Gobierno se vea obligado a reconocer que existe una profunda crisis en nuestro país.

El déficit limita muchísimo las posibilidades de que el crédito llegue a familias y empresas. La deuda pública se acaba pagando. Y se acaba pagando con impuestos más altos y con el descenso de la confianza. Todo lo contrario de lo que necesita un proceso inversor.

La situación es muy difícil, pero superable. Ahora bien, saldremos si realizamos las medidas necesarias, por dolorosas o impopulares que estas puedan parecer. Hay que ser conscientes de la gravedad y la profundidad de la crisis económica que atravesamos. Tomando las medidas que plantea el PP seguro que saldremos más fortalecidos de esta crisis económica y antes, pero, las medidas de Zapatero nos deja sin esperanza de salir de esta crisis. Es difícil explicarle a un socialista que la Deuda no es buena consejera. Yo le pido al señor Rodríguez Zapatero que deje de gastar nuestro dinero y que por favor dimita.

Propuestas del  Partido Popular como reformas estructurales:

Propuestas del PP sobre reformas anticrisis

Anuncios

8 comentarios

  1. Estimado Roberto. te expongo a aqui mis medidas para combatir la mas terrible consecuencia de la crisis, el paro.

    Yo en cuanto a medidas para el paro creo que hay que repartir el trabajo que hay entre todos. Lo que no puede ser es que existan familias en las que trabajen padre madre y los tres hijos o familias en las que no entre ningun sueldo. Si somos 40.000.000 de españoles y ZP nos ha puesto en 4.000.000 de parados, aun tiene que esforzarse mas para que no existan trabajos para todos.

    Una medida buena seria reducir la jornada laboral de 8 a 6 horas, para asi crear mas puestos de trabajo, algo menos remunerados eso si.

    Una segunda medida seria dar prioridad a la hora de adjudicar empleos a las familias donde no entre ningun sueldo, y obligar a los empresarios a tomar esa politica de contratacion.

    Una tercera medida seria que se facilitase el despido, pero estableciendo un orden de prioridad, es decir de aquel empleado que tenga mas sueldos en en su casa en primer lugar y asi sucesibamente.

    Una cuarta medida seria que a los funcionarios se nos congelase el sueldo, y digo “se nos” porque lo dice un funcionario, por tanto no esta bajo sospecha.

    Un apunte mas, estas medidas ha de dejarse clñaro cuando se expongan que son medidas extraordinarias para tiempos extraordinarios, y que el PP es muy dado a cometer las torpezas asi de dejar en bandeja al PSOE para que lo aclaren ellos y de la sensacion de que el PP quiere aprovechar la crisis para beneficiar a los ricos empresarios, continuando asi con la propaganda de el PP es de los ricos y el PSOE de los pobres trabajadores.

    Un saludo amigos

  2. Hola Javier!!

    No estoy del todo de acuerdo con echar al paro a miembros de una familia por el hecho de estar la mayoría de estos trabajando. Todo el mundo tiene el derecho a trabajar y si una familia tiene la suerte de tener todos sus miembros trabajo, pues no veo lógico o lo veo injusto que para que unos trabajen haya que mandar al paro a otros.

    Lo que hay que hacer son las reformas que expongo, que ahí estan resumidas o definidas, pero que conllevaría una grandísima reforma que produciría mucho trabajo, como ya los hizo Aznar en su momento.

    Lo de la congelación del sueldo a los funcionarios sería primordial y me alegro de que haya gente como tu que estaría dispuesto a asumirlo.

    El PP lo haría muy bien y es que es el único que hace caso a los expertos.

    Un saludo.

  3. Estimado Roberto.

    Si efectivamente es una medida muy dura e impopular, a mi tampoco me gusta e, pero esque mis medidas estan basadas en repartir el empleo que hay y esa es una forma buena de hacerlo, ademas como te digo serian una medidas momentaneas hasta conseguir una recuperacion.

    Tus medias estan muy bien a mi me parecen bien, pero esque es un proyecto que daria frutos a gran escala a largo plazo y se necesitaria un debate social, efectivamente igual que Aznar. Yo lo que propongo es un plan de choque para hacer frente exclusivamente a estos momentos.

    Insisto justo no me parece, fijate si me parece poco justo que como recalcas tu e propuesto congelarme mi sueldo…

    Un saludo.

  4. Entiendo la finalidad de tus medidas, entiendo que son pensando en la situación actual. Pero pienso, que como Madrid no se hizo en un día, España tampoco se puede arreglar en cuestión de pocos meses.

    A España hay que darle la vuelta como a un calcetín, y por ello creo que ahora no basta con un paquete de medidas como el que tu expones, sino que hay que empezar desde los cimientos, no podemos poner parches y cuanto antes se realicen esas reformas, antes saldremos de la crisis.

    Entiendo las ventajas de las medidas que propones, pero creo que serían unas medidas temporales y a mi modo de ver, no tenemos tiempo.

    Un saludo Javier, siempre es un placer debatir contigo.

  5. Estimado Roberto.

    Si bueno a ver una cosa, yo creo que mis medidas no estan reñidas con las tuyas, a mi me gustan las dos, sigueindo con el simil que has empleado el mio seria una serie de parches mientras abren la tienda y nos ponemos unos calcetines nuevos.

    La principal medida que tenemos que tomar los españoles es no volver a votar PSOE jamas, porque como tu apuntas España no se puede arreglar en cuestion de meses pero si se puede destruir en ese espacio de tiempo y estos señores del PSOE son especialistas en ello.

    Un saludo amigo.

  6. No, no Javier, si yo estoy de acuerdo contigo en que las medidas que tu propones son compatibles con las otras. Visto de esa forma si, serian unas medidas mientras se van realizando las grandes reformas.

    Y en lo que estoy totalmente de acuerdo contigo es que los españoles no tienen que votar al PSOE, pero nunca. Porque está visto que cuando los socialistas llegan al gobierno siempre lo hacen todo añicos, Felipe Gonzélez lo hizo poco a poco, pero Zapatero lo hace a pasos agigantados.

    Ahora Soluciones. Ahora Partido Popular.

  7. Estimado Roberto.

    Yo una esperanza que tengo, es que UPuD vaya consolidandose, son un partido politico muy responsable, les mande un mail felicitandoles por sus recientes resultados electorales y mostrandoles mi deseo por que llegasen a un acuerdo en Cataluña con Ciutadans. Y tenias que ver la seriedad y el rigor con que me contestaron un mail personal.

    No me olvido que son un partido de izquierdas y yo soy conservador, es decir no voy a dejar de luchar contra el aborto contra la descentralizacion contra el laicismo radical y contra todos los despropositos progres. Pero puestos a elegir prefiero una izquierda españolista y responsable como las lideradas por Rosa Diez, Albert Rivera, Albert Boadella, Fernando Savater… Que no el desconcierto y caos del PSOE que nada tiene que ver con el partido creado por Pablo Iglesias.

    Un saludo.

  8. Hola Javier!!

    Ya veremos si se consolida, están teniendo muchos problemas internos. También será porque es un partido muy joven y todo se tiene que asentar, independientemente de los problemas internos.

    En que si que estamos de acuerdo tu y yo es en que ójala los votos que se van a UPyD y muchos del PSOE fuesen a parar al PP, que es donde, desde mi modo de ver las cosas, es donde deben de estar. A los hechos me remito.

    Todos los partidos cuando gobiernan se encuentran con muchas dificultades, pero unos las solventan mejor que otros y yo creo que el PP está más preparado para sacar a España adelante y fortalecidos.

    Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: