Discriminación del Castellano

 

Olav, el niño pide examinarse en Español.

Desde hace ya tiempo se está convirtiendo en algo raro escribir en castellano en algunas comunidades autónomas y por supuesto, que decir de hablarlo.

 

Todos los avances que se hagan en defensa de los ciudadanos quedan completamente ensombrecidos por el caso de Olav, el niño de Ibiza que reclama en vano que le dejen examinarse en castellano. Pero bueno, es un crío el que pide algo tan elemental como el derecho a que le dejen examinarse en su lengua materna, que además es la oficial en todo el Estado. El pequeño Olav es el único que con su empeño Quijotesco hace honor al nombre de su colegio, porque por inaudito que parezca, en el colegio público, subrayo lo de público, en el colegio público Cervantes está prohibido emplear la lengua de Cervantes, ni siquiera para los exámenes, ni siquiera cuando en tu casa siempre se ha hablado Español, ni siquiera cuando tienes problemas de dislexia que te obliga a realizar un esfuerzo adicional en el aula. Que un niño de 11 años tenga que dar batalla sin más ayuda que la de su padre, retrata el carácter totalitario y opresor del gobierno balear. Que broma es esta de mal gusto que el PSOE halla creado un ministerio de igualdad y al menos en cuatro comunidades españolas se este vulnerando todos los días el derecho elemental de miles y miles de niños. Señor Zapatero, debería caérsele la cara de vergüenza.

 

El problema se encuentra en los gobiernos nacionalistas, con una desorientación manifiesta de lo que representan los derechos y libertades de todos los españoles. ¿Hasta dónde pretenden llegar estas autoridades? ¿Qué derecho les ampara para que puedan vetar una lengua que es la oficial del Reino?

 

Ya casi todos sabemos, los de aquí y los de allá, que la educación en Cataluña es obligatoria en catalán (hay una ley que así lo dice): todas las clases deben ser en catalán; todos los libros deben ser en catalán; todas las cartas o comunicaciones hacia los padres o internas de la escuela deben ser en catalán; todo en catalán, excepto las horas de castellano (dos a la semana, habitualmente) y las de lengua extranjera. En Cataluña la lengua autonómica ya ha ganado definitivamente el pulso al castellano, casi la totalidad de los colegios catalanes incumplen el decreto estatal sobre la enseñanza en castellano, que les obliga a impartir 315 horas en castellano en el primer ciclo de Educación Primaria. Eso significa que, en la práctica, la totalidad de los centros catalanes imparten sólo dos horas de castellano y no tres como establece la orden ministerial.

 

Pero al margen de esta vulneración de la legalidad, la Generalitat incurre en otros incumplimientos. Varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y otra del Tribunal Supremo (TS) le han instado a restablecer la casilla que permite a los padres elegir el castellano como lengua de los primeros años de escolarización en el folleto de preinscripción. Hasta la fecha, la casilla sigue sin aparecer.

 

El reciente galardonado con el premio Cervantes Juan Marsé asegura “ser un catalán que escribe en castellano”. Lo extraño, indigno e injusto es rechazar, e incluso prohibir, expresarse en la lengua cervantina, la tercera más hablada en todo el planeta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: